Almacenaje en el baño

Los muebles de baño son un elemento clave en el diseño de un cuarto bien organizado. Su distribución, cantidad y capacidad harán la vida mucho más fácil a todos los miembros de la casa.

En la proyección de un cuarto de baño nuevo o reformado es necesario reservar el máximo espacio posible para las estructuras de almacenaje. Por esta razón, la consulta de un catálogo de muebles es etapa imprescindible para comenzar la tarea. Aquí se pueden encontrar diversos sistemas para guardar de forma ordenada todas las cosas necesarias en un cuarto de baño para cada miembro de la familia: estanterías, baldas para las esquinas, armarios de pared, muebles de lavabo, bancos con estanterías, carritos, asientos con almacenaje e incluso espejos con su espacio para guardar pequeños accesorios de uso muy frecuente. Los diseños de cada elemento son muy variados, y es fácil encontrar estilos que combinen a la perfección con los sanitarios y complementos de nuestro baño. También es interesante plantearse la opción de compaginar los distintos sistemas de almacenaje para organizar los objetos según su naturaleza o su frecuencia de uso.

Almacenaje en el baño

Muchas veces no somos conscientes de la cantidad de objetos que terminamos acumulando para su uso en el cuarto de baño. Lo más importante es que cada persona tenga su espacio particular destinado a guardar sus cosas para el aseo personal. De esta forma es muy probable que se eviten sonados problemas de convivencia, ya que es muy común que –si no existe suficiente espacio ni organización- las personas rebusquen sus cosas entre las de otras, cambiando en ocasiones los objetos de lugar y disposición. Si cada miembro de la vivienda cuenta con su propio armario en el baño, todo es mucho más rápido de encontrar y la convivencia se torna en algo más sencillo, práctico y amable.